Proponemos calidad en educación.

El modelo mental de razonamiento (paradigma), en el cual, se han buscado soluciones para la calidad de la educación, ha mostrado su ineficacia y lo sigue haciendo hoy día.

Para desarrollar nuestra inferencia, debemos definir los dos paradigmas fundamentales de los sistemas de educación.

1. El Paradigma de la Enseñanza, que se expresa en el Método de Enseñanza Tradicional o Frontal o Autoritario, es utilizado en clase, cuando el profesor explica mientras los alumnos deben poner atención para recibir la enseñanza. Tiene las siguientes características principales que lo identifican:

1.1.- El centro de gravedad de la clase está en el profesor; traza el camino, conduce al alumno, representa a la autoridad no discutible y el orden en el aula, dispone de los contenidos, del ritmo y la profundidad de ellos, los alumnos esperan del profesor todas las respuestas y soluciones, la indisciplina, muchas veces se confunde con las calificaciones o notas del alumno.

1.2.- Los contenidos de los programas oficiales, conducen el proceso de enseñanza, todo lo que el alumno debe recibir, repasar y recordar para repetir, se encuentra en un texto. El proceso es esencialmente enciclopédico donde el recurso es el desarrollo de la capacidad de retención de los conocimientos prefijados.

1.3,- La pasividad del alumno que pone atención ante el profesor que explica a todos los alumnos por igual es la imagen de la clase tradicional. alumno es un receptor observante y pasivo, sólo participa cuando el profesor lo requiere, la ejercitación es muy pobre, con ejercicios tipo desarrollados por el maestro mientras los alumnos tratan de entender.

1.4.- La competencia entre alumnos generada con el Método de Enseñanza Frontal, destaca con lugares meritorios como premios, al mejor rendimiento en los cursos, estimulando la competencia de unos alumnos contra otros.

2. El Paradigma del Aprendizaje, en el cual, se indagan diversas estrategias de aprendizaje que consideran la diversidad de los alumnos en el aula. Las propiedades que permiten identificar a una estrategia metodológica funcionando en este paradigma son:

2.1.- El centro de gravedad de la sala de clases, se encuentra en el alumno y no en el profesor.

2.2.- Los alumnos son tratados, considerando que aprenden a distinta rapidez, en consecuencia, el proceso de aprendizaje es individualizado.

2.3.- El profesor no se encuentra en la pizarra explicando frente a los alumnos, se encuentra entre los bancos, ayudando, canalizando, motivando a los alumnos en su aprendizaje.

2.4.- El profesor elabora el material con el cual el alumno en la tarea, aprende resolviendo y desarrollando habilidades cognitivas.

2.5.- Los alumnos intercambian información, aprenden en forma relacional con sus compañeros en forma la cooperativa.

2.6.- El profesor ayuda a los alumnos a resolver colaborativamente, les presenta nuevos desafíos teóricos y experimentales, los alumnos se habilitan en aplicar procesos mentales como por ejemplo, la observación y formulación de hipótesis. También, los propios alumnos tienen la libertad de proponer nuevos desafíos, indagar en la web ampliando sus recursos para resolver en el aula.

2.7.- Los alumnos, aumentan sus niveles de tolerancia social, el respeto, la amistad y compañerismo, se hacen más participativos, comunicativos, solidarios y generosos, menos individualistas y egoístas.

2.8.- La competencia se encuentra acotada al crecimiento personal que, desarrolla la motivación intrínseca del alumno al tener éxito cuando descubre que es capaz de resolver con su esfuerzo, perseverancia y otros aportes, que pueden ser, la información recabada, sus compañeros o el profesor que responde sus dudas; aprenderá a utilizar la información trabajando en equipo. La colaboración integradora en el aula reemplaza a la competencia segregadora entre alumnos, en consecuencia, no existen distinciones como premio al trabajo individualista de los alumnos en los cursos.

La Clase Tradicional del S XXI.

Reconociendo la necesidad de la actividad de los alumnos en el aula para aprender, incluye desde hace años, la consulta “la participación” de los alumnos, con este propósito el profesor tradicional, pregunta: “¿Está todo claro?”, ¿Entendieron?, ¿Explico de nuevo?, preguntas a los alumnos y preguntas de los alumnos, pide que algún alumno “salga a la pizarra”, data show, integración de TICs en la sala etc., en todos estos casos, persiste que, el centro de gravedad del aula está en el profesor, en consecuencia, el método sigue siendo el tradicional, ejemplo: cuando un alumno es llamado al pizarrón o debe explicar algo ante el curso, el profesor y el curso está en el ritmo del alumno que responde, si puede, el resto, no sigue en su ritmo propio, se pierde eficiencia del aprendizaje en el aula y grados de libertad en la diversa rapidez de aprendizaje de los alumnos; uno de los fundamentos de la nueva enseñanza para el Siglo XXI.

SIGNIFICADO SOCIAL DE LOS PARADIGMAS EDUCACIONALES

Quienes opinan de temas relativos al problema fundamental de la educación en nuestro País, están expresando, cada vez con más convencimiento, que el lugar físico del problema, ha quedado al descubierto; está en la sala de clases. Para aclarar muy bien su significado, podemos hacer un paralelo con lo ocurrido cuando se comenzó a afirmar que las causas de los cambios profundos de los fenómenos naturales residían en los átomos, efectivamente, en 1808, John Dalton, retomando ideas de los filósofos atomistas de la antigua Grecia Leucipo y Demócrito, definió al átomo como una esfera indivisible, así era el átomo según Dalton, indestructible, en aquella época, no se tenía información respecto a lo que contenía; el átomo de entonces, siguiendo el paralelo, es la sala de clases de hoy, puesto que, no se utiliza la información que se tiene de sus componentes, los alumnos, como si dicha información no existiera. En este punto nos encontramos en Chile, en la búsqueda de una teoría que explique lo que debería suceder en el aula, para que enseñanza fuese de calidad. La Teoría Atómica continúa avanzando hoy, de igual forma, está sucediendo con las teorías del aprendizaje, pero aún estamos con el átomo de Dalton, recién estamos aceptando que el problema de la calidad de la enseñanza está en la sala de clases.

Evidentemente, un modelo de pensamiento con vestigios de una educación para el trabajo agrario e industrial, responde a otro momento. Debemos asumir que nos encontramos en la época de la información, cuya consecuencia, fácilmente observable, consiste en que la mayor parte del empleo está asociado a los servicios, con fuerte sesgo en la información, ya no es el trabajo físico, la principal fuente de empleo.

Nadie puede estar seguro de lo que veremos pronto, lo que sí, es altamente probable, que la educación en la época de la información, se está mostrando dramáticamente distinta, tal como lo serán los nuevos modelos de razonamiento humano.

Desde nuestro análisis, la educación de hoy no tiene sincronía entre el avance de la ciencia, las adecuaciones de los alumnos a los nuevos estímulos tecnológicos y, los aprendizajes ofrecidos por el Sistema de Enseñanza Formal de la generalidad de los colegios, de todos los tipos, existentes en nuestro País, año 2020.

En lo expresado, en la necesidad de un cambio paradigmático de la educación, puede estar el origen de las demandas de estudiantes que descubrieron “humos al norte”, más no saben y es comprensible, son acorazados, por eso es el desastre.

Cambiar desde la enseñanza al aprendizaje es fácil decir y difícil hacer, dado que se trata de un choque de paradigmas, cimentados en la cultura de profesores, padres y alumnos, pero, los países desarrollados avanzan por este camino.

0
Estudiantes
0
Cursos dictados
0
Profesores
0
Graduados