El servicio profesional que el Colegio Particular COEDUC ofrece a padres, apoderados y alumnos, consiste en aprender mediante una estrategia metodológica de aprendizaje para el siglo XXI, denominada Método EPERRI, veamos lo que significa:

INTRODUCCIÓN

Concretando en nuestra realidad particular, tomando en consideración nuestro Sistema de Educación Regular, al cual pertenecen diversos tipos de colegios, para nadie es un misterio que el método frontal o tradicional de enseñanza no es efectivo, razón suficiente para buscar su reemplazo.

En qué consiste el método tradicional o frontal de enseñanza?

1.- La clase tiene su centro de gravedad en el profesor. El profesor, se encuentra frente a sus alumnos, su trabajo consiste en explicar, mostrar, simular, convencer, hacer presentaciones de conceptos, reglas, hipótesis, teoremas, leyes teorías etc., con este propósito, el profesor utiliza presentaciones de diversos tipos y tecnologías, demostraciones, comprobaciones, el desarrollo de ejercicios, como ejemplos en el pizarrón, mientras, se supone que el alumno aprende.

2.- La ejercitación -un tipo de refuerzo- proporcionada al curso es limitada por el tiempo, insuficiente en el aula, la mayor parte, queda como “tarea para la casa”, de esta forma, parte del aprendizaje es trasladado al hogar, donde, en el mejor de los casos, se puede contar, inequitativamente, con apoyo de otras personas y/o “clases particulares”, la consecuencia es en general, aumento de la brecha entre “buenos” y “malos” alumnos por un lado y, por el otro, un pobre dominio de los contenidos y habilidades intelectuales sin desarrollar que, se expresan en el fracaso, baja autoestima, mediocre nivel de exigencia del Colegio y peor resultado en las pruebas nacionales (SIMCE y PSU).

3.- Dado que, el profesor tradicional cree que en los cursos existen alumnos buenos, mediocres y malos, aplica su clase para el “alumno promedio”, para todo el curso por igual, entonces, los alumnos más lentos no entienden, los más rápidos se aburren y la equidad se resiente.

4.- El método de enseñanza tradicional no resuelve el problema del aprendizaje para todos los alumnos de un curso y en la sala de clases, lo complica, traslada gran parte del problema del aprendizaje al hogar, provoca el rechazo por la asignatura, o bien, su estudio obligado y desganado. Es el principal causante del bajo rendimiento general en la asignatura y, de la inequidad del sistema.

5.- Valóricamente, la enseñanza tradicional es individualista en los hechos, aunque en las palabras diga que lo combate, que es “integral”. Es individualista porque existen dos actos que cubren prácticamente todo el tiempo del alumno en el aula, estos consisten en poner atención para comprender lo que el profesor dicta y, una pobre ejercitación para aplicar, ambos actos -esto es lo más pernicioso- apelando a aptitudes que se suponen dadas, no debe extrañar entonces que, en la enseñanza tradicional y sistémica de la educación en Chile, se estimule el egoísmo y el individualismo y la discriminación. Tampoco debe extrañar que en las infrecuentes ocasiones en que los alumnos deben formar grupos de tareas y de experimentación (trabajos y tareas en grupos), haya un sinnúmero de dificultades y conflictos con evaluaciones insatisfactorias y calificaciones injustas, dado que en esta situación, alumnos aprenden a descansar en los que más trabajan, esta conducta, aprendida en el Colegio, es clave para su desempeño como adulto. Este logro no deseado, lo aprenden en forma activa y es reforzado con la calificación, tal vez por este motivo, no lo olvidan durante el resto su vida.