FUNDAMENTOS TEÓRICOS DEL MÉTODO EPERRI

Cuando aumenta la ejercitación del alumno o el tiempo en la tarea, su rendimiento también aumenta, se impone en consecuencia, la creación de métodos que aumenten el tiempo en la tarea.

Según la hipótesis fundamental de la nueva metodología, no existen alumnos buenos, mediocres y malos, lo que existe son alumnos con distinta rapidez para aprender, en consecuencia, se define un nuevo parámetro como herramienta de trabajo -la rapidez para aprender- y, se destruye la definición genetista y tradicional del mérito como recurso natural y determinista. Es posible mejorar. La solución no está en la enseñanza tradicional, por esta causa, se hace obligatorio un cambio paradigmático que, esquemáticamente, expresamos con el desplazamiento del centro de gravedad en la clase, desde el profesor hacia el alumno, el nuevo método se centra en consecuencia, en el aprendizaje del alumno y no en la enseñanza del profesor, fácil decir y difícil hacer; el profesor cambia su rol tradicional, se transforma en precursor de un aprendizaje con más autonomía del alumno.

Desde hace varios años, diríamos desde la década de los años cincuenta, se hace notoria la investigación en métodos de enseñanza basados en teorías psicológicas que privilegian la actividad del alumno en su aprendizaje.

Para concluir esta síntesis, digamos que el método EPERRI, es una construcción, creada como estrategia metodológica, para asumir con audacia el cambio paradigmático de la enseñanza del profesor al curso, por el aprendizaje del alumno en la tarea.